Asique seguí estudiando, primero el Certificado de Acupuntura y Medicina Veterinaria Tradicional China y el Postgrado de Animales Exóticos y Salvajes.

Siempre diré que el primer día en el Chi Institute descubrí la clase de veterinaria que quería ser, quería verlo todo, exóticos, caballos, gatos etc desde fuera de la caja y tratarlo así.Terminé el certificado y empecé a ejercer como especialista.

Es curioso como te lleva la vida, el destino, los pacientes etc por tu camino y es que no he parado de estudiar porque en cada caso nuevo se me presentan más preguntas y un sinfín de cosas nuevas que puedo aprender. Con lo que al certificado en acupuntura le ha seguido el certificado en Terapia de Alimentación, el de Masaje Tui-na y el Herbal de Gastrointestinal cuyos certificados estoy pendiente de obtener, y el Título propio de Experto en Bases de la Fisioterapia y Rehabilitación animal de la UCM. 

Creo que nunca tendré todas las respuestas pero seguiré estudiando para responder a todas las que pueda.

Toda mi vida he crecido rodeada de animales, para mis padres era una forma de enseñarme a ser responsable, el ponerme a cargo de la vida de otro ser.

Nuestras mascotas como nosotros se ponen enfermos y aunque la verdad, es que tuvimos mucha suerte de dar con muy buenos profesionales veterinarios, yo me quedé con preguntas sin responder. Preguntas como «¿porqué?» o «¿podría haber hecho algo más?» se quedaron conmigo. Así es como acabé en la universidad estudiando veterinaria.

La carrera de veterinaria en sí te abre un abanico enorme de posibilidades, y como todas me parecían factibles fui probando con voluntariados en distintos sitios para saber para que valía. Al final, sólo tenía claro que me gustaban en especial los caballos y los animales exóticos y salvajes. Tiene gracia que entré en la carrera con algunas preguntas y salí habiendo respondido sólo alguna de ellas y con otras cuantas más.

 

Ponencias y charlas